lunes, 15 de diciembre de 2008

Welcome, my friends, to the show that never ends



Quizá uno de los momentos más duros en el trabajo de un formador es el momento antes de que empiece una clase presencial. Aún no sabes a quién vas a tener delante, te surgen dudas acerca de lo preparado que vas, de si te funcionará el video, de si podrás seguir sin problemas en caso de que falle el cañón o el portátil...

Todos esos miedos se van diluyendo con el tiempo, pero nunca desaparecen del todo. Sólo hay una manera de conjurarlos con cierta garantía, y es mediante la preparación, el ensayo, las tablas y unas cuantas medidas que no debemos dejar de tomar jamás:

- Acude siempre con tiempo al lugar donde vas a impartir el curso. Yo recomiendo alrededor de una hora de adelanto, para presentarte a quien corresponda, montar tu portátil y demás aparataje, y tomarte algo tranquilamente mientras esperas a los participantes.

- Si es la primera vez que impartes formación allí, ve, llama o manda un correo electrónico un par de días antes para asegurarte de que tienen cañón y un lugar donde proyectar, enchufes (os aseguro que nunca se sabe), pizarra blanca con rotuladores que pinten, rotafolios o cualquier otro material que vayas a necesitar.

- Si vas a usar pizarra o rotafolios, lleva tu propio rotulador de repuesto.

- Infórmate de la disposición del mobiliario, por si necesitas espacio para alguna actividad y no lo hubiera. En ese caso podrás cambiar de planes con tiempo.

- No te apoyes totalmente en el ordenador. Además de tener la materia en la cabeza, lleva notas para recordar la estructura de los contenidos, y si piensas basarte en una presentación del portátil, prepara guías para los alumnos (equivalentes a los pantallazos más importantes) que poder fotocopiar y repartir en caso necesario. Si vas a poner un video, lleva una copia en cd por si las moscas.

- Asegúrate de que tu vestuario te permite quedarte en mangas de camisa si hace calor, o permanecer más abrigado si hace frío. Una ropa con la que estés a disgusto puede crearte inseguridad, y pasar frío o calor puede influir negativamente en tu estado de ánimo.

- Ve al baño antes de que haya llegado nadie. Parece una chorrada, pero es el mejor momento y te puede evitar un apuro después.

- Silencia el móvil.

- Prepárate para ir recibiendo a la gente. Entabla conversación informal con los que van llegando mientras esperas al resto. No te parapetes tras el ordenador ni salgas justo en ese momento a hacer cualquier otra cosa. No huyas, disfruta de conocer gente nueva o de reencontrarte con conocidos.

- Recuerda que los participantes están deseando que todo salga bien, así que de entrada los tienes a tu favor. Relájate y despliega tu habilidad.

3 comentarios:

José Luis del Campo Villares dijo...

Gracias amigo por tus palabras.

Ojalá este año sigamos intentando a ayudar a quien lo necesita y a todos en general, porque este año me parece que va a ser especialmente dificil en el área de los RRHH y del empleo en general.

Este año va a ser clave para mucha gente en su vida laboral y es bueno que estemos todos aquí para poder contribuir en la toma de mejores decisiones.

Espero que este año que entra te llene de todas las aspiraciones que tengas y que lo malo quede en el "oscuro" 2008, jajaja!!!

Un fuerte abrazo.

formador dijo...

Hola buenas tardes:

Haces referencia a apagar el móvil. Yo lo hago delante de los alumnos y de forma visible, para que se aplique el cuento. Por si acaso hay algún remolón, les digo que apaguen el suyo pero siempre existe el "listillo" que no lo hace e incluso lo mantiene con sonido.
¿Cómo enfocas lo de los móviles de los alumnos?.
Un saludo.

DeFormador dijo...

Hola, formador, y bienvenido;

En general suelo ser bastante permisivo con los móviles y no me molesta demasiado que suene uno durante la sesión, siempre que no se convierta en una costumbre. Cuando ocurre hago un reproche amable que suele provocar que todos comprueben si sus teléfonos están silenciados y evita tener que tomar medidas mayores. También es cierto que no he tenido experiencias de abuso deliberado en ese sentido.

Gracias por tu comentario, un saludo.